La manta de Luis

samedi 16 février 2019
par  LucasG
popularité : 20%

Erase una vez una familia muy muy pobre. Solo tenían una manta para ocho, una manta con agujeros. El padre Luis era rubio con ojos azules tenía una narizota, su boca siempre estaba sonriente, era muy sonriente, era delgaducho y vago. La única ropa que tenía era el traje roto de su tartarabuelo, un traje de los años cuarenta y cinco pero él nunca se quejaba. Luis intentaba tener trabajo para alimentar a su mujer Yasmina que era gorda como sus 6 hijos que se llamaban todos Luis junior, todos tenían un año de diferencia y el más pequeño tenía 2 días. Un día Luis encontró trabajo en el museo del Louvre. Su trabajo consitía únicamente en limpiar los cuadros del museo. Un día cuando Luis limpiaba un cuadro de Julio César durmiendo en su cama, se dio cuenta que tenía la misma manta. Después del trabajo fue a buscar su manta corriendo a su casa. En realidad no tenía casa, vivía debajo de un puente, debajo del puente olía a pobreza, dormían en el barro, el lugar no era muy seguro pues por la noche se oían gritos. Bueno, cogió la manta y durante el camino hacia el laboratorio, vio a su jefe. El jefe de Luis decidió despedirle porque quedaba polvo en el cuadro de Julio César durmiendo. Luis ni lo escuchó, solo tenía en mente ir a un laboratorio. Cuando llegó allí encontró a un cientifico que quiso conocer toda su historia de cómo tuvo esta manta hasta ahora. El hombre encontró un modo de hacer los analisis gratuitamente. Al cabo de unos días tuvieron la respuesta : la manta sí pertenecia a Julio César : le dijeron que valia nueve mill millares de euros. Desde ese día la gente siempre intentaba robar la manta a Luis y su familia gordita. Un día Luis decidió vender la manta. En el museo del Louvre le dijeron que la comprarían por diez mil millares de euros. Desde entonces Luis fue el más rico del mundo y nadie intentó robarle más porque lo veneraban.

fin