Alicia y el lobo

samedi 16 février 2019
par  MalenaL
popularité : 20%

Alicia y el lobo Un día de invierno, Alicia, una chica de 14 ańos, se estaba paseando por el bosque. Estaba revisando sus fichas para un control que tenía que hacer el próximo día y el aire fresco de la naturaleza la ayudaba a reflexionar. Los árboles, las plantas y los animales le gustaban mucho. Elle vivía en una casa con su madre en un pueblecito retirado de la ciudad. No usaba la tecnología y no la necesitaba aunque en 2019 no tener teléfono era dramático. Ella prefería la libertad. Pero ese día, no logró concentrarse. Hacía como una hora que estaba en el bosque y todavía no había empezado la primera parte. Estaba a punto de volver a su casa cuando escucho un ruido extrañó. Se dio la vuelta y se paralizó. Un lobo la miraba fijamente con sus ojos de un azul hermoso. Su pelaje gris claro brillaba tanto que hasta parecía blanco. Todavía paralizada, Alicia lo miraba con atención. ¡Lo encontraba tan lindo y elegante ! Y’a no estaba paralizada y su primero pensamiento fue huir pero sentía la mirada del lobo pegado en elle. Entonces se quedó en el bosque y empezó a mirar al lobo. Se quedaron un tiempo largo mirándose. Al cabo de un momento, Alicia decidió intentar tocarlo. Al principio, el lobo rechazó la mano que le tendía Alicia pero poco a poco empezó a acercarse hasta que, Alicia sintió su pelaje muy suave tocar su mano y justo después, el lobo se fue. Al otro día, Alicia volvió al bosque con esperanza de volver a ver el lobo. Lo buscó caminando suavemente para no asustarlo. Por fin, el lobo apareció. Cómo el día anterior, el lobo gris se quedó alejado de Alicia y empezó a mirarla con sus ojos azules. Alicia intentó otra vez tocarlo pero el lobo seguía dudando alejado pero no se fue. Se quedó mirando a Alicia. Por fin, Alicia ce volvió a su casa. Los otros días de la semana, Alicia y el lobo se encontraban a la misma hora, en el bosque y se miraban. Después, Alicia se iba a casa y el otro día, pasaba lo mismo. Generalmente, Alicia pasaba por su casa para coger comida para le lobo y cuando llegaba, no tenía que esperar mucho para que el lobo llegara atraído por el olor de la comida. Después pasaban horas mirándose. Así eran las tardes de Alicia. Un día que llegaba de la escuela, fue a su casa y encontró a su madre sobre el sillón, blanca como la pintura del muro. Soltó su mochila y se fue corriendo hasta ella. ¡Estaba enferma ! Como no tenía teléfono no pudo llamar al médico y rlla no sabía que hacer. Estaba asustada, cuando el lobo llegó. Estaba ten preocupada por su madre que no fijó en él atención. Después de un buen rato, se dio cuenta que el lobo estaba en su casa y le preguntó si sabía cómo salvar a su madre pero el lobo no respondió. Pensó que fue estupida hablar a un animal que ni siquiera la entendía. Pero el lobo se acercó de su madre y empezó a brillar. Con su pata, tocó el corazón y La luz que brillaba sobre su pelaje entró en el lugar en que había puesto su pata. Entonces la madre de Alicia se levantó. Mire al lobo boca abierta y el se fue sin una mirada. Después, me levanto a abrazar a su madre. Desde ese día, el lobo y Alicia son los mejores amigos del mundo y cada vez que Alicia o su familia están enfermos, el lobo los cura. FIN